Ir a la barra de herramientas

El hábito

Definición y Contexto actual.

El término “hábito” se define como una “costumbre o rutina que se adquiere a partir de conductas similares”.

Dentro de los hábitos “saludables” de vida encontramos la práctica de ejercicio físico de modo sistemático y adecuado a nuestras condiciones individuales.

Pero en el contexto actual observo dos realidades bien diferentes y polares que, inevitablemente, me llevan a la reflexión:

  • Por un lado, en el mundo del DEPORTE y del FITNESS está todo cada vez más estudiado, investigado, sistematizado, tecnologizado y protocolizado.
  • Por el otro lado, hace ya varios años que la OBESIDAD ha sido catalogada como una PANDEMIA. Y, por supuesto, uno de los factores que lleva a esta enfermedad es el SEDENTARISMO.

Por un lado, la EXCELENCIA buscada desde el estudio hasta de los mínimos detalles. Por el otro, el RECHAZO absoluto a cualquier hábito saludable, al punto de darle lugar a una enfermedad que podría, creo, ser evitable.

Pero QUÉ hay en esa ZONA GRIS del medio? Lo que yo he podido observar en varios años ya de mi práctica profesional  es CANTIDAD DE INDIVIDUOS que creen que sólo existen esas DOS OPCIONES: o me enloquezco con una práctica deportiva o física y dedico mi vida entera a ella o me AUTODEFINO como un SEDENTARIO para quien el ejercicio físico no está hecho; comienzo así, de muy joven, a convivir con patologías cardiovasculares, osteomioarticulares, psicológicas, emocionales, entre otras. 

O soy uno o soy el otro.

MOVERSE es ESENCIAL del SER HUMANO. Estamos DISEÑADOS para eso. Y NO HACERLO nos ENFERMA.

Moverse debería ser HABITUAL

 El movimiento como condición natural del Ser Humano.

Como dije anteriormente, el movimiento es condición humana. Si no lo hacemos, nos enfermamos. Por lo tanto “moverse” debería ser HABITUAL; tendría que estar NATURALMENTE dentro de nuestra rutina.

Es muy común ver como la mayoría de las personas luego de haber trasncurrido un momento de movimiento físico se SIENTE BIEN,se siente mejor, más activo, más saludable.

Moverse no debería ser una TORTURA, un castigo, una obligación; tampoco tratarse sólo de un DESAFÍO y, menos, hacerse sólo por ALCANZAR OBJETIVOS AUTOIMPUESTOS. 

Que el ser humano tiene que moverse dentro de su vida cotidiana no tendría que estar en discusión. Frases tales como  “vengo porque el médico me dijo que TENGO QUE HACER gimnasia” deberían dejarnos sorprendidos, como no entendiendo por qué alguien te haría notar algo tan natural.

En esta “situación ideal” el movimiento  estaría tan incorporado y fundido a la rutina diaria que costaría  esfuerzo tomar conciencia e identificar en qué momentos nos movemos y en cuáles no. De la misma forma que cuando te dicen que seas conciente de cómo respiras; o como cuando te hacen anotar  cuánto, cómo y qué comés durante un día completo. Y te sorprende lo que queda plasmado en el papel.

Pero, me atrevería a decir, que en la vida real pasan cosas bastante distintas a lo que “deberían” ser. Si bien hay mucha gente que tiene el movimiento como hábito de vida, todavía la INMENSA MAYORÍA se encuentra dentro del peligroso grupo SEDENTARIO.

A lo largo de los años se han ido formando distintas disciplinas deportivas y ligadas al mundo del Wellness y el Fitness que conllevan conceptos por momentos bastante…discutibles: sacrificio, esfuerzo, constancia, excelencia, estética, éxito, y otros…

Y la verdad es que no siempre estos términos resultan muy seductores a la hora de que una persona con hábitos de vida sedentarios se quiera embarcar en una forma de vida más activa físicamente.

Hay que internalizar que NO MOVERSE NO ES OPCIÓN. No hay nada que discutir ni debatir en eso.

Pero en esto de CREAR EL HÁBITO, NO ES TODO O NADA. Porque entiendo que hay que hacer crecer la base de la pirámide.

Hay que lograr que más personas se RE – CONECTEN con su capacidad natural de moverse.

Y en ese punto está el DESAFÍO de nosotros, los profesionales de la salud.

 Rol y desafío de los profesores.

Me pregunto: frente a esta realidad expuesta anteriormente, cuál ha sido NUESTRA PROPUESTA?

Por años me atrevo a decir que hemos ofrecido ambientes sólo para algunos elegidos. Como aplicando la LEY DE SELECCIÓN NATURAL, donde reina la SUPERVIVENCIA DEL MÁS APTO. 

Hemos puesto la vara demasiado alta con esta loca idea de “NIVELAR PARA ARRIBA”, cuando entiendo que en esto de la condición natural de moverse NO HAY NIVELES. Hay situaciones particulares y gustos personales. Y estoy convencida, fehacientemente, que hay que ayudar a que la gente se RE – ENCUENTRE con esa parte.

Porque eso sí que está bien claro. La gente ha perdido de vista su dimensión corporal y de movimiento por algo bien simple: hoy para sobrevivir HACE FALTA MOVERSE POCO.  La vida moderna nos ofrece la OPCIÓN de hacerlo o no ya que el constante DESARROLLO TECNOLÓGICO ha puesto a nuestro alcance hábitos y conductas muy confortables.

De esta manera el movimiento físico sistemático ha pasado a cumplir un papel de COMPENSACIÓN del sedentarismo característico de la vida actual.

Se me ocurren dos puntos importantes para tener en cuenta:

  • El primero, explicar a la gente que para lograr el CAMBIO hay que generar el HÁBITO.
  • El segundo, generar AMBIENTES que ayuden a adquirir ese hábito y, en consecuencia, conseguir ese cambio.

Dentro del primer punto me sale retomar la frase “NO ES TODO O NADA”. Hay veces que será TODO: todo lo diseñado, lo planificado, lo ordenado, lo pensado, lo estudiado… y hay veces que será CASI nada. Pero tiene que ser ALGO: “guardias mínimas” como caminar, elongar, hacer algunos ejercicios que nos gusten con la cantidad de repeticiones que no nos cansen; será una vueltita en bici, un rato de baile, unos ejercicios de Yoga, algo que disfrutemos mientras nos movemos.

Las opciones únicas no son o soy un DEPORTISTA super prolijo o soy una persona absolutamente SEDENTARIA; o soy super FITNESS o RECHAZO todo lo que tenga que ver con hábitos saludables; o hago un CAMBIO RADICAL y hago gimnasia hasta el cansancio, como todo lo que hay que comer, bajo o subo todos los kilos que me dicen que tengo de más o de menos… o no HAGO NADA y REPOSO en la frase “ LA VIDA SALUDABLE NO ES PAR MÍ”.

En esta BÚSQUEDA del gusto y del disfrute por el movimiento hay que saber que HABRÁ DÍAS Y DÍAS. Momentos donde la FUERZA DE VOLUNTAD tiene un poquito de protagonismo. Pero es sólo un ratito. No se hace todo a merced de ella.

Y en este PROCESO, quizás, algún traslado que antes era en auto ahora es en bici o caminando. Que algún momento complicado emocional lo resolvés con una caminata escuchando música que te gusta. Que ya sabés que 3 días a la semana te juntás con otros locos a compartir y moverte un rato. Y así, el movimiento se va fundiendo con tu rutina de vida.

Al principio quizás cueste un poco debido a que hay que VENCER la inercia de dejar de hacer lo que venimos haciendo. Y hay que EVITAR que el momento destinado a movernos se LLENE DE EXCUSAS o de reclamos de otros. Hay que RESPETAR ese tiempo que elegimos y hacer que NUESTRO ENTORNO también lo RESPETE.

Y por el segundo punto podría decir que hay que CUMPLIR y tener en cuenta TODOS los PRINCIPIOS DEL ENTRENAMIENTO. Pero sí dejando de lado un poco estos CONCEPTOS tan “odiosos” por momentos: sacrificio, esfuerzo desmedido, éxito, estética, etc.; y poner FOCO sobre el REDESCUBRIMIENTO del GUSTO y la NECESIDAD DE MOVERSE.

facebook
instagram
youtube